Document Detail

Nuevas Tecnologías Reproductivas Conceptivas y Genéticas: Retos, Límites y Perspectivas del Pensamiento y la Acción

[ Printer friendly version ]

By Alejandra Rotania, Ser Mulher, Brazil


• Introducción

Estas reflexiones fueron elaboradas con el objetivo contribuir con las discusiones propuestas en el evento Within and Beyond the Limits to Human Nature, Working Conference on the Challenges of the New Human Genetic Technologies y en el panel Pro-life – Pro-choice: how to overcome a controversy, realizada en Berlin, de 13 a 15 de octubre de 2003 y organizada por la Heinrich Böll Stiftung (Berlin), Center for Genetics and Society, Oakland, CA, USA y el Institut Mensch, Ethik und Wissenschaft, Berlin.

La Conferencia propuesta por las entidades mencionadas se organiza alrededor de tópicos fundamentales relativos tanto al dilema teórico en el marco de los referenciales filosóficos, religiosos, culturales, antropológicos, sociológicos disponibles como alrededor de la idea de fortalecer a la sociedad civil internacional para los esfuerzos de incidencia y responsabilidad de la crítica y en la acción política en este campo.

Las presentes son reflexiones que, desde el enfoque de la problemática de las tecnologías conceptivas y genéticas, se constituyen a partir de la convicción de que nosotras, las del Sur y del Norte, concientes de todo lo que nos une y nos separa, somos capaces de ir más allá del alineamiento a ideas instaladas y a posiciones políticas historicamente establecidas o de las perspectivas que se imponen por la tradición o por la tendencia a adoptar un enfoque que privilegia el pensamiento único o la inevitabilidad del progreso. Es preciso incorporar la idea de que un diálogo situado en un contexto ético-político explicitado, caracterizado por una radical convicción de naturaleza filosófica que conmueva, todavía es posible.

Ante las indagaciones fundamentales que fueron planteadas para este evento, es necesario decir de antemano que el dilema ético y moral de la Humanidad actualmente consiste en el esfuerzo por formular preguntas y en la dificultad por construir respuestas, teóricas y políticas, a la altura de la dimensión y gravedad de los retos que el desarrollo humano nos ofrece. Este panel, más específicamente, aborda una aparente controversia, cuyo telón de fondo son las concepciones que adoptamos sobre la vida y la naturaleza humana que difícilmente puede ser resolvida o superada , en el contexto posible de nuestras percepciones limitadas y en la urgencia que se impone en el marco de estas reflexiones o de este encuentro.

• Un enfoque contextual integrador

No es posible abordar el tema de las Tecnologías Reproductivas y Genéticas fuera de una contextualización general en el marco del desarrollo global científico y tecnológico de las ciencias de la vida o de la biotecnología contemporánea en sus aspectos formales y de contenido y sus significados ético-políticos . Es necesario comprender y aceptar el hecho de que eventos específicos en este sector constituyen, en realidad, eventos propios comunes - historicamente producidos, globalmente instalados - a las relaciones entre ciencia, técnica, capital, sociedad, o entre el saber y el poder indican rupturas inéditas en la tradición social y filosófica de Occidente. Conceptos tales como progreso, avance, desarrollo, modernización constituyen campos contaminados en el universo paradojal de valores legitimador del neoliberalismo de alcance global.

La tecnociencia se afirma en la idea de la naturalización de un determinado progreso del conocimiento y de la técnica, considerándose la llave única para resolver los problemas y las necesidades humanas. Se fundamenta en los presupuestos de que el conocimiento es en si, neutro, y puede ser aplicado sin parcialidades, en la valorización de sus verdades y narrativas únicas, claras, ciertas, verdaderas e incuestionables y en el mito de que los beneficios serán accesibles a todos y que los riesgos o probables daños de las intervenciones serán previstos y controlados por la metodología científica. Entiende que “ es posible evitar lo circunstancial y efímero y establecer lo definitivo y lo perfecto” (Barbosa, 1988,p.125). Al mismo tiempo busca la propiedad privada de este conocimiento sobre la vida y la propia vida material en las fórmulas reeditadas del capitalismo tardío, negando la legitimidad de otros procesos posibles de desarrollo y de culturas , pues no los considera confiables y calificados. Defiende la idea de que las innovaciones tecnológicas son un bien-en-si para toda la Humanidad y que es preciso controlar y modificar la naturaleza para resolver las necesidades en todas las esferas de la vida humana (asegurar la alimentación, combatir el hambre, aprovechar los recursos naturales, evitar la degradación del medio ambiente por el uso incesante de los recursos, curar las enfermedades, mejorar la calidad de vida humana, etc).

Por lo tanto, los retos para el pensamiento y la acción críticas provienen de la instauración histórica de un modelo de desarrollo humano hegemónico, que es impuesto a las naciones, grupos y pueblos por la brutalidad de la fuerza o la adopción consentida o inadvertida, que constituye un poder económico , político, social y cultural en el vacío ético, excluyente y predatorio. Este poder dicta las relaciones entre países y regiones del mundo, canibaliza las diferencias culturales de pueblos, grupos y personas, y transforma el conocimiento y la técnica en industria y comercio. Encuéntrase basado en la tradición filosófica que considera el ser humano el único fin-en-si, sujeto libre productor de todos los sentidos relacionados a una naturaleza que no le impone límites , pues fue hermeneuticamente – como condición sine qua non – despojada de cualquier finalidad.

En este universo, la tecnociencia incorpora, toma como objeto, todo lo viviente, o toda la vida, en su sentido absoluto o relativo, en relación a la substancia orgánica, material de lo vivo y, también “ a la vida y a la muerte, el pensamiento y el sentimiento, la acción y el sufrimiento, el entorno y las cosas, los deseos y el destino, el presente y el futuro” (Jonas, 1997, p.15). Por eso, la biotecnología contemporánea y sus significados múltiples y complejos se vuelven un problema para la existencia humana, reconociéndose que “ la ininteligibilidad de la vida torna ininteligible el mundo (Jonas, 1997, p.15).

Eventos propios del campo biotecnológico vegetal y animal (vegetales, semillas , microorganismos, animales ) modificados genéticamente y productos de la inventiva humana , se fueron transladando a la especie humana a través de un acelerado e intenso proceso de objetivización e instrumentalización de la naturaleza como un todo y de la naturaleza humana. Sorprende , en un sentido general, que la lucha por salvar el mico-león-dorado de las florestas de Brasil resista a articularse con la lucha de quienes se preocupan por la producción o el uso de embriones criopreservados para la investigación. O que la lucha social y política contra la producción, comercialización y consumo de semillas y alimentos transgénicos en Brasil no haya establecido correspondencias ético-políticas con el uso de substancias transgénicas para inducir la ovulación en las mujeres participantes de los programas de Fertilización in vitro. Por trás de la lucha de pueblos y grupos contra el patenteamiento de formas de vida , hay una pregunta insidiosa: porque no se incorpora al debate sobre las patentes los intereses de patenteamiento de embriones modificados genéticamente a través de las experiencias? Será por razones propias de la naturaleza específica propia de las negociaciones políticas o por que se quiere que este ámbito grave de intervencionismo y comercialización de la vida humana quede en la penumbra? La profunda convicción sobre la relevancia de la adopción de un enfoque macro contextual (histórico, económico, social, cultural, filosófico, ético y político) para el análisis de las tecnologías de la reproducción humana resulta de haber comprobado que un enfoque mas restrictivo y micro trae graves consecuencias para el plano analítico, el entendimiento de las implicancias éticas y la acción política (Rotania, 2001).

El hecho de que hombres y mujeres “ quieran” recurrir a los milagros de la tecnología para tener un hijo biológico es una gota en un océano de eventos interrelacionados de vida que se transforma en objeto tecnológico en la factibilidad de la tecnociencia. Resumidamente, la necesidad de adoptar un enfoque contextual integrador tiene múltiples y relevantes significados. Significa comprender la lógica de la producción biotecnológica contemporánea como uno de los ejes fundamentales del modelo económico global aliado a otros sectores (informática, cibernética, nanotecnologia) en el marco de las relaciones entre los países desarrollados o en vías de desarrollo, o entre el Norte y el Sur del planeta. Significa percibir la interrelación estrecha de cada uno de los eventos entre si dada pela universalización de procedimientos y productos en las políticas neoliberales. Requiere la superación de la perspectiva reduccionista, fragmentada y especializada del conocimiento y su aplicación en los diferentes momentos históricos y en las diversas instancias de la realidad. Demanda la comprensión de los valores y la conducta humana en el plano del individuo y la sociedad, en las naciones, grupos , el mundo global y el planeta, del presente y del futuro, de las diferencias y las semejanzas entre los seres humanos y del ejercicio del poder humano.

Todo esfuerzo o voluntad o acción inadvertida que pretenda autonomizar, banalizar, descalificar, separar, segregar, fraccionar pensamientos y acciones relativos al enfoque crítico e integral de la biotecnología contemporánea tiene el claro propósito de inviabilizar la construcción de alternativas por un mundo diferente y diverso, tanto en términos del pensamiento reflexivo como en relación a las acciones políticas de resistencia y de participación democrática en la construcción y trazado del desarrollo humano.

Adoptando un enfoque contextual e integral de la ciencia y de la tecnología contemporánea, comprendiendo su trayectoria histórica, su naturaleza, su forma, su contenido, sus posibles límites, sus compromisos con el poder, en fin, tal como están planteadas en el presente universo de los valores que se imponen será posible traer a luz aspectos que resultan invisibles al cotidiano de las personas, de las instituciones, de los movimientos y de los gobiernos. Antes es preciso asumir la indignación contra la idea de un pensamiento único, la renovada instrumentalización de las mujeres, el proceso de canibalización del Otro y de las culturas y la perversa naturalización e inevitabilidad del progreso en los moldes en que está planteado.

• El Sur: realidad y metáfora

La salud de las mujeres en América Latina es un indicador de la realidad de sus condiciones de vida y de la situación relativa al respeto por sus derechos humanos básicos. Es un punto de partida válido, desde su concretud y como metáfora, para una aproximación al tema propuesto en este panel.

La cultura hegemónica de Brasil, excolonia portuguesa, tiene una matriz originaria indígena, enriquecida por el aporte genético y cultural de los africanos y europeos, y convive con valores y mentalidades tradicionales y modernos. Es en este contexto, en el cual se desarrollan las investigaciones y se elaboran políticas de salud asociadas a la biotecnología contemporánea. Es un país dependiente y consumidor de biotecnologías y sus productos, con un índice de 30% de su población excluída de la ciudadania, la educación, los servicios de salud y los beneficios ofrecidos por el mercado.. Los indígenas y su sabiduría milenar y práctica, la población mestiza, sus genes, los recursos genéticos de la biodiversidad representan un interés relevante para la tecnociencia monopólica y son de alto atractivo de valor industrial para el sector de medicamentos y alimentos (Carneiro, 2000).

Hay, en los países de América Latina, una historia amarga e indigna de tratamiento de los cuerpos de las mujeres e ignorancia y desafecto por sus vidas , sus derechos y sus valores culturales. En los países del Tercer Mundo las mujeres mueren por parto o estando embarazadas, mueren porque eligieron la vida o porque no pudieron ejercer el derecho de negarse a ser madres y decidir a favor de la vida digna de las nuevas generaciones.

Persiste y se renueva siempre bajo otras vestimentas una realidad configurada historicamente por el difícil acceso de las mujeres a los servicios de salud , el aumento y la reedición de la pobreza y la pérdida de beneficios sociales por la aplicación de las políticas neoliberales y los llamados programas de ajustes estructurales.

Brasil, India y China son los países que presentan mayor índice de mujeres esterilizadas . La ley n. 9263/96 de Planificación Familiar vigente en Brasil, resultado de la activa participación del movimiento de mujeres en el estímulo a la formulación de políticas públicas legaliza la esterilización quirúrgica femenina y la vasectomía reglamentando las situaciones, llevando en cuenta edad y número de hijos . Para muchos, esta ley significa simplemente la “ legalización de la esterilización” y los servicios de planificación familiar en concordancia con el verdadero espíritu de la ley están escasamente implementados en el territorio nacional .

Las mujeres que deciden no tener hijos encuentran dificultades de acceso a la información y a los métodos anticonceptivos. Consecuentemente, esto trae como resultado perverso la diseminación indiscriminada de la práctica de la esterilización, su uso como moneda de cambio para la compra de votos en períodos electorales (Conferencia Nacional de Mujeres Brasileñas, 2002, p.55).

Brasil ha sido denunciado internacionalmente por el abuso de cesarianas practicadas. El propio Ministerio de la Salud admite la dificultad en disminuir los índices. En la ciudad donde vivo, con aproximadamente 200.000 habitantes, sudeste brasileño, la tasa de cesarianas en los servicios privados alcanza 98% del total de partos realizados y en el servicio público de salud, 51%. Hay un alto índice de mortalidad materna, que se comparte con muchos países de América Latina. 95% de estas muertes, por hipertensión, hemorragias, consecuencias del aborto clandestino e infecciones puerperales pueden ser evitadas. En los últimos diez años, a pesar de los esfuerzos gubernamentales realizados y de la activa participación del movimiento organizado de mujeres en el estímulo y monitoreo de políticas públicas, no se ha conseguido reverter significativamente la tasa de mortalidad materna. Las tasas estimadas para América Latina oscilan entre 114 a 308 muertes maternas por cada cien mil nacidos vivos. En algunos países de África, se indican valores que van más allá de 1000 muertes maternas por cien mil nacidos vivos. En Canadá y Estados Unidos y países desarrollados de Europa, los índices son inferiores a 10 muertes maternas por cien mil nacidos vivos. Son mujeres saludables y su potencial de vida es perdido súbitamente, dejando en el desamparo a sus hijos y su familia, sobretodo cuando son responsables por el mantenimiento de sus hogares (Rede Saúde, 2001, p.27) .

Según la Organización Mundial de la Salud – OMS, 21% de las muertes maternas relacionadas con el embarazo, el parto y el postparto en los países de América Latina tienen como causa las complicaciones de abortos realizados de forma clandestina e insegura . En Chile, Colombia, El Salvador, Honduras, República Dominicana el aborto es ilegal en cualquier circunstancias. En algunos países (Argentina, Brasil , Colombia, Venezuela , Costa Rica, Equador, Haití, Jamaica, Nicaragua, Paraguai, Perú, Suriname) la legislación permite el aborto en casos de embarazos que resultan de estupro o incesto o cuando la vida y la salud de la madre está en peligro, con ligeras variaciones entre la legislación de un país u otro. Uruguay no considera crimen la solicitación de aborto por razones socioeconómicas y en las situaciones según la legislación de los países señalados anteriormente. La realización de aborto por solicitación de la mujer, sea cual fueren las razones, solamente es posible en Barbados, Cuba , Guyana (hasta la 8ª semana de gestación) y Puerto Rico. Buscando estimar el número de abortos clandestinos en América Latina y el Caribe, el Instituto Alan Guttmacher (USA) indicó, en 1994, una cifra aproximada de 4 millones de abortos al año .

En Brasil, el principal motivo de internación de adolescentes de 10 a 19 años en el país es el parto. Los partos en esta edad llegan a 1700/dia y a 26% del total de nacimientos, la mayoria (42%) de adolescentes pobres con renta familiar inferior a ¼ (U$ 20) del sueldo mínimo nacional ( U$ 80 ) .

En esta realidad propia del campo de la reproducción, la salud, las políticas públicas, la vida de las mujeres y de las nuevas generaciones, o sea, de una realidad fruto del lento proceso de adquisición de ciudadanía plena y de garantía de los derechos humanos fundamentales, se incorporan, a partir de la década del 80, las técnicas y procedimientos de Reproducción Asistida.

Según Ramírez (2003, apud Franklin, 1997), aunque en las décadas anteriores a la del 80 ya fuese posible observar el fenómeno de tecnificación y mercantilización de la reproducción de plantas, animales, microorganismos y humanos, es en la década del 80 que la asistencia tecnológica a la concepción surgió en Gran Bretaña como un nicho de mercado en la creciente economía de los servicios de salud. Estas políticas tuvieron amplias repercusiones mundiales, entre otras, la internacionalización de la oferta de productos médicos e industriales. Brasil fue un país abierto a este tipo de liberalismo económico y a la cultura del progreso de la ciencia como valor en si fundamental para el desarrollo.

Esta apertura a la modernización reproductiva implicó, inclusive, la muerte de una mujer que participaba de una experiencia de fertilización in vitro , plantear dudas sobre la autoría científica del hecho y la oferta proveniente casi exclusivamente de la medicina privada, que es en donde se encuentran instaladas 99% de las clínicas y hospitales que ofrecen ese tipo de servicio (Reis, 1985; Corrêa e Diniz, 2000; Corea, 1996). En Brasil, por lo tanto, las nuevas tecnologías reproductivas constituyen procedimientos exportados a través de los especialistas extranjeros que realizaban los entrenamientos a los equipos nacionales. Según Corrêa e Diniz, (2000), estos especialistas contribuían con la exportación de las técnicas e tenían oportunidades de ampliar las experiencias sobre técnicas experimentales. Es por ese motivo, afirman las autoras, y el tipo de intercambio que las técnicas de Reproducción Asistida son semejantes a las que están en vigor en los países desarrollados. Sin embargo hay diferencias significativas entre Brasil y estos países, en relación a : a) la insuficiencia de registros de estas actividades y b) la inadecuada e insuficiente evaluación de los resultados en el campo científico teniendo en vista la escasez de estudios comparativos y controlados del éxito o el fracaso de la aplicación de las diferentes técnicas (Corrêa e Diniz, 2000).

El cuadro de desinformación sobre resultados de las NTRc en Brasil y en América Latina pretende ser superado a través de algunos mecanismos, como la creación de la Red Latinoamericana de Reproducción Asistida – Red Lara , cuyos informes periódicos analizan datos provenientes de estas actividades en Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guatemala, México, Perú, Uruguay y Venezuela. Los temas que preocupan a los especialistas son los criterios a seguir para la instalación y funcionamiento de las clínicas, la producción excesiva de embriones, la transferencia de un número elevado, las gestaciones múltiples y la calidad de los documentos para obtener el consentimiento informado, entre otros (RedeSaúde, 2003).

Se estima que 70% de los datos nacionales sobre las actividades en reproducción humana asistida son desconocidos en Brasil. Actualmente, la mayor parte de las clínicas se concentran en San Pablo, región sudeste de Brasil. En 1992, el I Registro de la Sociedad Brasileña de Reproducción Humana – SBRH sobre el uso de las técnicas en el país, indicaba la existencia de 23 centros, la mayoría localizados en Paraná, Sur del Brasil. En 2000, se registran 117 clínicas, de las cuales 47% (55) están localizadas en San Pablo (capital) y el interior (Ramírez, 2003, p.66).

El costo de las tecnologías reproductivas es alto, entre 2.500 y 3.500 dólares por cada tentativa . No existe fiscalización de las actividades de estas clínicas, no hay datos confiables, pues, sobre el número de embriones criopreservados , de los bancos de semen e inexisten informaciones sobre las consecuencias de la salud de las mujeres y de los niños generados por estas técnicas . Es relevante destacar que las técnicas tradiciones de la llamada reproducción asistida (inseminación artificial, fertilización in vitro) se realizan incorporándose técnicas complementares, tales como heteroplasmia mitocondrial, ICSI (intracitoplasmatic sperm injection ), diagnóstico pré-implantacional (DGI), inducción de la ovulación con el uso de gonadotrofinas coriónicas recombinantes y otras, técnicas consideradas experimentales

Las técnicas de reproducción asistida comienzan a ser ofrecidas en la red de servicios públicos de salud a través de convenios , estimuladas por los intereses privados y por aquellos que entienden que esta es una conquista en el campo de la universalización de los servicios de salud y de la popularización o socialización de las tecnologías. Estas ideas, que apuntan a la modernización delos comportamientos reproductivos en Brasil, en el marco de profundas contradicciones, demandan, en general, implantación de tecnología de alta complejidad y costo en los servicios públicos de salud, desmantelados o de difícil manutención debido a los problemas económicos resultantes de los cortes de presupuestos para políticas sociales y pago de la deuda externa. Se imponen nuevos servicios en el campo de la reproducción humana, por razones económicas y políticas poco esclarecidas , sin tiempo previo y oportunidad de degbate social amplio, corriéndose el riesgo de acentuar situaciones de injusticia e iniqüidad social, iatrogenia, abusos, enmascaramiento de otros graves problemas urgentes de salud. Según Diniz (2002, p.42) las mujeres que solicitan servicios de reproducción asistida en la red pública de salud tienen un significativo histórico de abortos inseguros o han sido esterilizadas precozmente.

Este tema es objeto de discusión parlamentar en el sentido de viabilizar legislación nacional sobre la materia, sobre la cual existen normatizaciones , pero no de legislación nacional específica, aunque existan varios proyectos de ley tramitando en el Congreso Nacional, inclusive sobre técnicas complementares y clonación humana. En este espacio de debates se enfrentan diferentes ideologías y concepciones en relación a la reproducción humana, representadas por bioeticistas, religiosos, políticos, especialistas, representantes de corporaciones farmacéuticas etc. La expresión de la posición feminista es aún, insuficiente, a pesar de haber sido planteado en la década del 80 e comienzos del 90 pues el tema, del punto de vista teórico y político no se encuentra en la agenda del movimiento organizado de mujeres en el área de la salud .

Actualmente, sea en el campo de las ciencias humanas, de la salud o de la bioética estudios académicos relevantes vienen siendo emprendidos por antropólogas, sociólogas, médicas, teóricas del movimiento abordando diferenciados aspectos teóricos y sociales de las nuevas tecnologías reproductivas conceptivas en la perspectiva crítica de género. Los temas que preocupan a las mujeres (RedeSaúde, 2003, p.38) se concentran en: a)Las nuevas formas de medicalización del cuerpo de las mujeres, b)Los impactos en la salud reproductiva de las mujeres y de los bebés c)Los significados positivos y negativos para la autonomía y el ejercicio pleno de los derechos reproductivos , opción o elegibilidad d)La socialización y el acceso a las nuevas tecnologías, la reglamentación y legislación e)Los aspectos de género y el análisis del tema de la maternidad, de las nuevas formas de familias, de la subjetividad en el universo de la relación con la biología, la cultura y el feminismo f)Las políticas públicas y el control social sobre las tecnologías g)Las implicaciones éticas.

La cadena inestimable y creciente de la instalación de las nuevas tecnologías reproductivas y genéticas en el contexto de la realidad brasileña y latinoamericana puede parecer, al movimiento de mujeres, una cuestión inapropiada, incorrecta o secundaria en la lista de prioridades políticas feministas del Tercer Mundo. Razones no faltan para eso. Sea por el hecho de que enfoques restrictivos a lo que se entiende como acceso a la salud y a los derechos reproductivos puede frenar la lucha por las reivindicaciones históricas ( legalización del aborto, reconocimiento a las sexualidades diferenciadas) ; sea por la insuficiencia de un análisis con enfoque integrador de la tecnociencia biológica contemporánea; sea por el retorno a la discusión del tema de la maternidad bajo nuevas y inesperadas trampas y a la revisión de los fundamentos teóricos del feminismo o por la misma urgencia y naturaleza de la lucha política. Sin embargo, las mujeres latinoamericanas, en nuestra diversidad dura experiencia histórica de dependencia, no podemos eximirnos de responder al reto ético-político que emerge del desarrollo de la biotecnología contemporánea, por tratarse de un problema global de poder y de responsabilidad universal. La interrelación estructural de todas las problemáticas demanda la revisión de los modos de Ser, de Pensar y de Hacer y su asociación a los procesos de desarrollo de los pueblos para la toma de decisiones sobre la realidad presente y futura dela Humanidad.

• La controversia: Más allá de las dicotomías.

Los retos que provienen de las innovaciones biotecnológicas, en el campo de la vida, la reproducción humana y sectores afines y de la ética trajeron nuevamente al campo del debate, de forma explícita o implícita, el problema del aborto voluntario.

La reducción embrionaria en el caso del número excesivo de embriones transferidos para garantir el éxito de las FIVs, las actitudes a ser tomadas en el caso de anomalías genéticas detectadas precozmente por los examenes prenatales y la falta de terapéutica, el destino de los embriones criopreservados y su posible utilización para la investigación científica, entre otros, hizo que la discusión sobre el estatuto del embrión , del poder de decisión moral de la mujer o de la pareja delante de estos hechos y la responsabilidad de todos los sujetos participantes en la reproducción tecnológica, se asociara a la antigua y permanente problemática histórica del aborto. Se trata de una problemática que define un campo ético-político de grave y renovada tensión moral, en el cual se expresan variados actores sociales según sus intereses, su ideología, su cultura, sus creencias religiosas y sus posiciones políticas.

En un sentido muy general, ser a favor de la vida (pro-life) y a favor de la libertad (pro-choice) no nos parece una actitud humana que deba encasillarse en territorios ético-políticos corporativos, dogmáticos, negados a conmoverse, resistentes a la duda o a la crítica, a partir de los cuales se determinen y se impongan, a priori, valores y conductas a la variada, abierta y compleja Humanidad a la cual pertenecemos. La demarcación de campos de intolerancia, sobretodo en el plano religioso, indica que la defensa de la vida les queda restricta de un modo absoluto. Esto es inadmisible , no por la defensa del respeto a la pluralidad humana – lo que ya sería un motivo relevante – sino porque está en juego el futuro de la especie humana y su propia dignidad y esta no es una problemática que deba ser exclusiva de un particular campo de valores a ser impuestos.

Si consideramos que la estructura biológica es una de las estructuras fundamentales en la integralidad del ser (Vaz, 1988) y es lo que singulariza lo viviente, evidentemente estamos en un momento en que las preguntas: que es la vida? y que es la libertad? o, en fin, quienes somos los seres humanos y lo que debemos ser se nos presenta, a todos, como género humano, nuevamente, como uno de los más relevantes retos de nuestro tiempo.

El universo de valores que debe constituirse para orientar la conducta humana, personal y pública, frente a los riesgos que ofrece la biotecnología, no puede ser reducida a la adopción de una concepción impuesta de la santidad de la vida humana o a la total ignorancia de su singularidad, al seguimiento de una verdad dogmática o a la negación de todo misterio o a la adhesión de la perspectiva de una libertad sin límites que ignore aquello que nos determina.

Difícil es definir la vida o encontrar su sentido en el enmarañado confuso y, sin dudas, desprovisto de inocencia, de conceptos, ideas y valores que se instalan, transitan, más allá de cualquier frontera, para dar el salvoconducto y la sostenibilidad a un modelo global concreto y a una voluntad de producción, modificación, mercantilización y consumo de la vida misma. La reducción de la vida a sus componentes moleculares, bioquímicos, vaciados o distorsionados sus significados, constituye el principio sine qua non para su transformación en objeto tecnológico de valor utilitario e industrial y comercial. Para tal, la vida en su expresión biológica adquiere el mismo valor que el metal necesario a la construcción de un edificio para uso de las necesidades humanas. Aquellos que no se circunscriben en este territorio , quedan huérfanos de fundamentos éticos para la defensa de la vida y la libertad? Que concepción de la vida lleva a desconsiderar la vida en su compleja y dramática humanidad?.

El pensamiento y la acción feministas se centralizó, sobretodo en los años posteriores a 1960, en el análisis de la vida y la libertad de las mujeres como sujetos morales y políticos legítimos. Los binomios naturaleza y cultura, igualdad y diferencia , bajo las más variadas vertientes, fueron los ejes de la desconstrucción cultural y la organización de un pensamiento propio. El ejercicio de la reflexión sobre el proceso de exclusión civil y moral, social y política de las mujeres tiene como trasfondo, las representaciones de la naturaleza y la cultura a través del esfuerzo de desconstrucción del proceso de naturalización social opresiva de la identidad femenina y de las relaciones de poder jerárquicas entre hombres y mujeres (Rotania, 2001; Del Re , 1994; Ávila, 1999). El principio ético fundamental original de la propuesta feminista fue la afirmación del valor de la mujer para tomar decisiones sobre los hechos que dicen respecto a la vida en su sentido total.

La contracepción y el aborto , alternativas para administrar la fertilidad y rechazar la maternidad forzada, por razones individuales o comunitarias, sufrieron y sufren leyes y normas prohibitivas, restrictivas o criminalizantes. Las posiciones teórico-políticas que se reconocen como constituyendo particularmente los campos “ próvida” y “pro-elección” se pueden entender primariamente como organizadas en polos que, a principio, del punto de vista de sus fundamentos filosóficos defienden los derechos del embrión de un lado, y los derechos de las mujeres, de otro, habiendo en este caso una especie de cisión ontológica, una tensión , un confronto, una situación límite de complejidad humana .

Entiendo que el aborto es un acto humano que impide a un ser en potencial, contenido en el cuerpo de una mujer, de llegar-a ser, o sea, se interrumpe su devenir. El embrión humano, fruto de la unión de las células sexuales femeninas y masculinas, es un ser en potencial que no-vendrá-a-ser en toda su plenitud o no enfrentará las vicisitudes de esta potencialidad. Si es algo vivo en potencial, se determina, en este gesto, su no-vida. Desde el momento de la concepción, fruto de la unión de las células sexuales masculinas y femeninas, sea poseedor de cualquier número de células , de 14 días o más constituye “ algo nuevo”, abierto, carente, que podrá llegar o no, a ser.

La decisión de interrumpir un embarazo es ejercida por la voluntad (no siempre plena) de un ser que, por la determinación de los procesos naturales, lleva dentro de si un ser en potencial sin el cual ese Otro no se desarrolla, que forma y no forma parte de él, que le dá condiciones de posibilidad de ser. “ La decisión de una mujer para interrumpir el embarazo es una decisión personal (en soledad) entrelazada con el mundo, con la vida social, con la comunidad a la que pertenece...un acto personal, sin ningún efecto perverso sobre la Humanidad” ... en el ejercicio de “ su capacidad para incluirse en el dominio de la historia y elegir, sumergida en un ambiente concreto, cotidiano, íntimo, personal” (Carneiro, 1993, p.3). El cuerpo y el alma de una mujer realizando un acto, en fin, que revela la propia naturaleza humana. Un ser ético y moral que ejerce su capacidad de ser responsable, desde como si fuera un instinto hasta los actos mas mediatizados y refinados de la conciencia. Se trata de una decisión sacrificial en donde, mirándose a si misma, al Otro , al futuro y al mundo, decide que no es para ser, formula una negativa, expresa un No para la vida-en si, en su sentido absoluto, y deja abierta la posibilidad de la vida para otro momento. Sabe lo que está haciendo, sea del modo que sea. Guarda con aquel o aquella que no fue, una relación existencial para toda la vida, en la intimidad de su conciencia. Transforma ese acto en acto singular de total Humanidad.

El aborto, un acto de negación de la vida humana en su sentido absoluto, no transforma este ser en potencial en objeto, no lo instrumentaliza ni le extrae humanidad. Le niega la perspectiva de la vida por considerar que la vida que sería dada no corresponde al acto de amor total necesario al modo de ser humano. Este es un acto que atienta contra la naturaleza? Si, si entendemos que la naturaleza posse una finalidad, que es la de ser en si misma una finalidad, la de realizarse como un bien-en-si, el triunfo del ser contra el no-ser (Jonas, 1993). Sin embargo, la naturaleza humana posee una singualridad que es la capacidad ética de reconocerse como partícipe de esta naturaleza y de ser responsable, en esa pertenencia , de la libertad que lo caracteriza. Sería este un acto atentatorio contra la especie humana? No, es un momento de espera, una pausa, un silencio, un vacío, una promesa de retorno, un ritual de perdón, un acto límite de pura y trágica humanidad femenina, el ejercicio de autogobernarse en las fronteras de la alteridad, dejando intacta la dignidad del sujeto y de la especie.

Al pasar al campo de los eventos de la tecnociencia reproductiva y genética, algo radical y paradojal en la reflexión sobre la vida y la libertad, aparece . La inestimable y creciente espiral de tecnologias que corresponden al acelerado desarrollo de la biotecnologia contemporánea se situa en una esfera valorativa que nos indica una suerte de continuidad y, al mismo tiempo, de ruptura de los caminos de la reflexión. Fronteras de la ruptura de los referenciales tradicionales y de la construcción de nuevos valores en épocas inéditas y de alto riesgo. Los fundamentos ontológicos y antropológicos deben ser coherentes para la compreensión de todos los eventos de vida interrelacionados, tanto para definir valores como para normatizar la conducta humana. Una misma base valorativa debe ayudarnos a compreender , a aceptar o a rechazar eticamente estos eventos. Una misma concepción sobre la vida, la naturaleza y la naturaleza humana que califique nuestra acción moral y política es el sentido de continuidad al que me refiero. Sin embargo, estoy conciente de la inédita ruptura de la tradición humana que enfrentamos. Los conceptos, construidos teóricamente y adoptados políticamente, deberán ser sometidos a nuevas hermenéuticas y pueden desempeñar inesperadas y diversas funciones en contextos históricos diferentes. Los significados y las referencias tradicionales han sido desestabilizados por el ineditismo y la complejidad del tema que nos ocupa.

Hablamos ahora de los eventos de la concepción que se realiza fuera del contorno del cuerpo femenino, de la descartabilidad masculina en su función reproductiva a través de las técnicas de clonación, de la extrema instrumentalización de las mujeres como productoras de óvulos, de la fragmentación del proceso natural reproductivo, de la objetivización de ciclos y funciones, del uso de tecnologías genéticas que pueden modificar la especie humana de modo “ inadvertido” o proposital (a través de las elecciones individuales o de las políticas públicas), de quimeras producidas en los laboratorios, del uso o producción de embriones para la investigación científica, del gen como unidad material e informacional con valor de mercado, del diagnóstico genético preinplantancional, de la determinación del sexo en la FIV, entre tantos otros.

La perspectiva de clonación humana, por ejemplo, revela como un emblema, el proceso de objetivización, instrumentalización, manipulación, remodelación y predeterminación de la vida de Otro en función de dar sostenibilidad a un proyecto contemporáneo, económico, social, político y cultural. La reproducción humana sin la unión sexual ni la unión de las células femeninas y masculinas fue transferido de dentro del cuerpo, al laboratorio bajo el poder de terceros. De ahí resulta algo, un ser sin filiación, inédito, con forma y substancia de humano, sin embargo sin Humanidad, visto que fue predeterminado en función del deseo o del interés de otro. Por una voluntad de poder ajena, es irreversiblemente despojado de la capacidad de autodeterminarse en el ejercicio de la libertad que lo singulariza como especie. Si el aborto impide que alguien pueda desarrollar su devenir y nacer, o sea, si el aborto impide la vida en su sentido pleno, la clonación o las tecnologías genéticas reproductivas de modificación de la especie, aprisiona el vivir. Retira del ser humano aquello que le es más precioso, o sea, su capacidad de tornarse lo que él es con los recursos que le fueron dados por el puro acaso de la vida y de la historia.

Quien elige, por desaviso o por opción, en realidad pierde autonomía a favor de una heteronómia hasta el momento invisible , porque es ilusión de libertad y, a priori, un Bien indiscutible. Optar por la radical separación de la reproducción y la sexualidad, aceptar la clonación humana o las tecnologías de modificación genética de la especie como nuevas alternativas o modo de reproducción o del legítimo derecho de ejercer la libertad, escoger nuevas generaciones programadas, modificar embriones, mercantilizar células sexuales, objetivizar hombres y mujeres del presente y del futuro y poner en riesgo su singularidad humana, significa aceptar el dominio de Otro, hacerse cómplice de su poder. Entonces, sería oportuno indagar: quien asume la responsabilidad de abolir la capacidad de autodeterminación de las generaciones futuras, de negar su derecho abstracto a la libertad a partir de lo que entendemos que sea el ejercicio de nuestra libertad? Quien asume unívocamente lo que se considera “ mejoramiento” del género humano? Dice Jonas (1993, p.44) mi acción perjudicará el destino de otros y, port lo tanto, arriesgar algo que es mío significa arriesgar cualquier cosa que pertenezca a los otros y sobre lo cual yo no tengo ningún derecho.

• Cuales son, entonces, los retos generales y las perspectivas que aquí nos reúnen?

La valorización y preservación de la diversidad cultural humana en la coexistencia y tolerabilidad de las diferencias, teniendo claro que las mismas deben ser situadas en el marco de una explicitación ético-política , configurada alrededor de un eje que indica lo que es inaceptable, innegociable, de radical objeción valorativa: preservar la capacidad de autodeterminación de las generaciones futuras.

La conciliación de la libertad humana con nuevos paradigmas de interdependencia en contextos de responsabilidad.

La explicitación de la naturaleza moral del desarrollo humano, desde el punto de vista del conocimiento , de los proyectos políticos y económicos a ellos asociados, de la existencia de un poder hegemónico global y de la contribución de los pueblos excluidos.

La comprensión del sentido de la autodeterminación de las mujeres como sujetos políticos y morales legítimos, responsables por la construcción de respuestas a la altura de los retos planteados.

• Cuales son, entonces, los retos específicos y las perspectivas desde las mujeres?

Reubicación necesaria de los principios y demandas históricas de las mujeres en contextos de riesgos imposibles de ser evualados en el campo de la biotecnología y la reproducción y sus consecuencias futuras para la Humanidad;

La adopción de una visión de mundo, de vida y de libertad que, respetándose la diversidad y las diferencias entre las mujeres del mundo, más allá de los marcos estrechos del relativismo moral y cultural, permita la defensa y la preservación de la dignidad y singularidad humanas y el reconocimiento de que este es un ejercicio de la capacidad ética o de responsablidad humana;

La construcción de una “ hegemonía compartida” en el escenario feminista latinoamericano, nacional y mundial y los diversos sectores de la sociedad para que los temas y problemáticas que aquí nos reúnen se constituyan en pauta relevante de la agenda política global contemporánea.

Para finalizar, cabe decir que el orden de obstáculos para el emprendimiento de esta tarea es de una grandeza correspondiente al orden de los retos y de las perspectivas y pertenece al plano de la reflexión y de la decisión política. Cabe destacar que el grado y la dimensión del actual poder de intervención sobre la vida como un todo y de modificación e instrumentalización del futuro de nuestra humanidad, no es el resultado de un consenso y que por lo tanto, estamos disponibles para cambiar lo que se aparece como dado de una forma irremediable. Ese es el sentido de nuestra libertad , como personas, en la crisis cotidiana de la cual nacemos todos los días, hombres y mujeres. Talvez las palabras de un poeta sean más elocuentes de que todas estas palabras, pues significan la tensión entre la libertad y la adversidad de aquello que está más allá de nosotros y que desafía el coraje humano de ser.

A torneira seca

(mas pior: a falta

de sede)

a luz apagada

(mas pior: o gosto

do escuro)

a porta fechada

(mas pior: a chave

por dentro)

Bibliografia

Arilha, M. Tecnologias Reprodtivas: a concepção de novos dilemas, São Paulo: ECOS, 1991

Ávila, M.B. Feminismo y Ciudadania: La producción de nuevos derechos, in: Scavone, L. (comp.) Género y Salud Reproductiva en América Latina, 1ª. Ed., Cartago: Libro Universitario Regional, 1999.

Barbosa, W. do V. “Para repensar a questão da técnica”, in: Revista Filosófica Brasileira. Departamento de Filosofia, UFRJ, vol.IV, n.2 (octubre), 1988, pp.119-129

________________ As andorinhas e os relógios” (mimeo) IFCs/COPPE/UFRJ ,agosto 1992.

Bartholo, Jr. R.S. Os labirintos do Silêncio. Cosmovisão e Tecnologia na Modernidade, 1 ed., Rio de Janeiro: Marco Zero, 1986.

________________ A Dor de Fausto. Ensaios. 1a. ed., Rio de Janeiro: Renan, 1992

Carneiro, F. As provas desgastam a verdade. Ética, Vivência e Conhecimento, in: Rotania, A. (org.) Bioética: Vida e Mortes Femininas, Rio de Janeiro: Rede Nacional Feminista de Saúde, Direitos Sexuais e Direitos Reprodutivos, 2001, pp. 75-91

_________ Nosotras: ética e políticas públicas no contexto das culturas da América Latina, in: Carneiro, F e Emerick, M.C. (orgs.) A Ética e o Debate Jurídico sobre Acesso e Uso do Genoma Humano, Rio de Janeiro: Fiocruz, diciembre de 2000, pp.103-113

_________ Aborto: da solidão ao diálogo. Texto elaborado para el debate “ Aborto, basta de silêncio”, organizado por la Secretaría de Mujeres Del Partido de los Trabajadores – PT, Rio de Janeiro, septiembre de 1993 (mimeo)

Cohen, J.L. Para pensar de novo a privacidade: a autonomia, a identidade e a controvérsia sobre o aborto, in: Debate Feminista. Cidadania e Feminismo, São Paulo: Melhoramentos, s/d, pp.317-169

Conferência Nacional de Mulheres Brasileiras. Plataforma Política Feminista, Brasília-DF, 6 y 7 de junio de 2002.

Corrêa, M. e Diniz, D. Novas Tecnologias Reprodutivas no Brasil: um debate à espera de Regulação, in: Carneiro, F. e Emerick, M.C. A Ética e o Debate Jurídico sobre Acesso e Uso do Genoma Humano, Rio de Janeiro: Fiocruz, dezembro de 2000, pp.103 – 113

Corea, G. Os riscos da Fertilização in vitro, in: Scavone, L. (org.) Tecnologias Reprodutivas: gênero e ciência, São Paulo: Editora da Universidade Estadual Paulista, 1996, pp. 163-167

Darnovsky, M. Anexo 3: A clonagem humana e a modificação genética como questões relativas a mulheres e crianças, in: O caso contra a clonagem humana e a modificação genética hereditária, Center for Genetics and Society, San Francismo, CA, 2001 (versión em português).

Del Re, A . Práticas Políticas e Binômios Teóricos no Feminismo Contemporâneo, 3 ed., Recife: SOS CORPO, 1994.

Diniz, D. Questões da Reprodução Humana (RHA e Genética), in: Rede Nacional Feminista de Saúde e Direitos Sexuais e Reprodutivos. O feminismo e o SUS: As mulheres e o controle social, São Paulo, noviembre de 2002.

Handwerker, L. Relación de Diez Conceptos Equivocados. Conferencia proferida en el Congreso de AWID, Guadalajara, México, 2002 (http://www.ourbodiesouerselves.org)

Jonas, H. Il Principio Responsabilitá. Um’ ética per la Civiltá Tecnológica. Torino: Enaudi, 1993

_______ Técnica, Medicina e Ética, Barcelona: Buenos Aires: México: Paidós, 1997

Ladrière, J. Os desafios da racionalidade, Petrópolis: Editora Vozes, 1979.

Levine, J. What human genetic modifications means for women, in: Worldwatch, vol.15 (4), Julio/agosto 2002, pp. 331-348.

Mies, M. Autodeterminación: el fin de una utopia? , in Bradish,P., Feyerabend,E. E Winkler, U, (ed.). Mujeres contra las Tecnologias Reproductivas e Ingeniería Genética. Ponencias del segundo congreso de Feministas en Frankfurt, RFA 28, 30 de octubre de 1988 (mimeo). pp.18-36

Petchesky, R. y Corrêa, S. Reproductive and Sexual Rights: A Feminist Perspectives, in: Population Policies Reconsidered: health, Empowerment and Rights. New York, Harvard University Press, 1994.

Reis, A. R. Gomes. A Fertilização in vitro no Brasil – A história contada, as estórias, fotocópia, Brasília: Biblioteca do Senador Federal, 1985.

RedeSaúde. Dossiê Reprodução Humana Assistida. Rede Feminista de Saúde, Direitos Sexuais e Direitos Reprodutivos, São Paulo, 2003. Investigación y redacción: Alejandra Rotania y colaboración de Marilena Corrêa.

_________ Saúde da Mulher e Direitos Reprodutivos: Dossiês, São Paulo, 2001

Red de Salud de las mujeres latinoamericanas y del Caribe. Revista Mujer y Salud. En la defensa de la libre opción, Chile, n.1, enero y marzo de 2003, pp.3-14

Rotania, A. A Celebração do Temor: biotecnologia, reprodução, ética e feminismo, Rio de Janeiro: E-papers, 2001

_________ “ A Radical-idade” , artículo a ser publicado por la editora LetrasLivres, ANIS, Brasília, 2003

Ramírez, M. Novas Tecnologías Reprodutivas Conceptivas: Fabricando a vida, fabricando o futuro, tese de doutorado, Universidade Estadual de Campinas, Instituto de Filosofia e Ciências Humanas – UNICAMP, São Paulo, setembro de 2003.

Silveira, F.M. Carneiro M. A experiência do limite: Conhecimento, poder, ética e direitos reprodutivos. Tesis de Maestria . Universidade Federal do Rio de Janeiro – COPPE/UFRJ, 1996.

Vaz, H.C. de L. Escritos de Filosofia II. Ética e Cultura, São Paulo: Loyola, 1988.